4.1.- Premisa.-

El Plan está orientado a la integración de las acciones del desarrollo social integral contemplando la generación de fuentes de empleo, con políticas de desarrollo social, y un cambio en el enfoque de “empleo provisional” con “empleo productivo”. Premisa que se basa en:

  • Asegurar y generar condiciones para la creación de empleos, fuentes de trabajo, inserción laboral, con mano de obra calificada, a través de capacitaciones, mejora de sus habilidades y capacidades, brindar ocupaciones específicas a asociaciones, microempresas y/o consorcios productivos y rentables.
  • Acciones de formación, mediante capacitaciones (laboral, actualización y especializada).
  • Fomentar e incentivar la creación de microempresas.
  • Apoyar a sectores MYPES, Asociaciones/organizaciones de productores y grupos del ex PEUP.

4.2.- Problemática.-

El empleo productivo es uno de los elementos constituyentes del concepto del trabajo decente y un factor fundamental en la reducción de la pobreza reflejada de acuerdo a las condiciones económicas de un país o región, que permite generar y mantener oportunidades de empleo con remuneración justa y equitativa. El crecimiento de la productividad laboral en Bolivia no ha logrado potenciar la reducción de la pobreza extrema, ya que el valor agregado, por puesto de trabajo, en Latinoamérica tiene un promedio anual de 0,9%, teniendo Bolivia una productividad de 0,4%.

La tasa de ocupación (relación empleo y la población), definida como la proporción de la población en edad de trabajar que está ocupada. Hoy por hoy se tiene una relación “baja”, con un gran porcentaje de desempleo. Las tasas de ocupación promedio en Latinoamérica para mujeres es de 48,1%; para hombres de 75,8% y para jóvenes de 54,9%. En Bolivia se tiene, para mujeres 48,5%; para hombres 70.1% y para jóvenes 41,7%.

Sectores con dificultades de inserción laboral, que ni siquiera generan un ingreso suficiente para poder salir de la extrema pobreza, difícilmente sus empleos se pueden definir como “decentes”. En nuestro país la proporción de población empleada que vive en indigencia a nivel nacional es de 30.7%, en el área urbana de 11,8% y en el área rural de 58%; asimismo, la población boliviana empleada que vive en la pobreza, a nivel nacional es de 50,1%, en el área urbana de 34,3% y en el área rural de 72,9%.

La proporción de trabajadores por cuenta propia no remunerados en el total de ocupados puede utilizarse para identificar personas en situación de empleo vulnerable, ya que estos trabajadores tienen menos probabilidades de tener acceso a la protección social y, por regla general, perciben ingresos bajos. El vínculo con la pobreza surge porque gran parte de los trabajadores independientes o por cuenta propia no cuentan con la protección social y las redes de seguridad para protegerse durante épocas de baja demanda laboral y con frecuencia no pueden ahorrar lo suficiente para hacer frente a esas situaciones (OIT).

También se desprende que este tipo de empleo podría estar relacionado con las insuficiencias en el funcionamiento del mercado de trabajo, principalmente en lo relativo a la generación de empleo asalariado. Esto pone de relieve que los problemas de inserción laboral son atribuibles a deficiencias de los sistemas productivos relacionadas con su heterogeneidad estructural.

En nuestro país, la población ocupada que trabaja por cuenta propia o en una empresa familiar es la siguiente: ambos sexos (15 años y más) 36%; mujeres (15 años y más) 44%; hombres (15 años y más) 30% y jóvenes (15 a 29 años) 24,5%.

 Las mujeres y los jóvenes son grupos especialmente vulnerables a las dificultades de inserción en el mercado laboral, así como a diversas formas de discriminación en ese ámbito, lo que conduce a su inserción en ocupaciones de baja calidad y bajos ingresos. De allí el énfasis en estos dos grupos en la nueva meta del Milenio sobre empleo. Tanto las mujeres como los jóvenes se ven afectados por altas tasas de desempleo, inserciones laborales en sectores de baja productividad, en condiciones de trabajo precarias, frecuentemente desprovistas de contraprestaciones de salud y afiliación a la seguridad social y con bajas remuneraciones. Sin embargo, algunas de las características de su inserción, así como sus tendencias en el tiempo, son diferentes. También lo son las causas subyacentes a los problemas de incorporación y permanencia en el mercado de trabajo. La juventud es una etapa transitoria que marca el inicio de la incorporación de las personas a la actividad productiva. Por tanto, las dificultades que los jóvenes enfrentan en el mercado de trabajo son frecuentemente de carácter temporal, ya que los problemas que afectan a la juventud en cuanto tal desaparecen o cambian cuando el sujeto pasa a formar parte del mundo adulto. En cambio, la mujer enfrenta diversas barreras de incorporación al mercado laboral y cuando logra entrar en ese mercado, es discriminada respecto de sus pares hombres, en particular en términos de brechas salariales.    

 Ante esta problemática, los retos son estimular iniciativas que impliquen diversificación y amplitud, estimulando al desarrollo, mediante personal capacitado y cualificado generando inserción laboral.

Panorama del sector empleo actual.-

El Departamento de Tarija, cuenta con una superficie aproximada de  37.623 km2. El departamento tiene seis provincias: Aniceto Arce, Burdett O´Connor, Cercado, Eustaquio Méndez, Gran Chaco y José María Avilés. Cuenta con 11 municipios y 157 cantones.

La población total del departamento es de 553.000 habitantes, 50,5% hombres y 49,5% mujeres, considerando el  área urbano y rural.

Por el lado de la pequeña y mediana empresa, la industria lentamente va tomando importancia, reflejo de la mayor apertura comercial y de la política implementada en la nueva situación política que vive al país y por ende el departamento y sus provincias, donde las actividades empresariales mantuvieron  una elevada participación y crecimiento.

La temática del desempleo es amplia y al mismo tiempo importante para toda región, porque permite conocer diferentes características que están originando el desempleo, por tanto para empezar se puede comprender el desempleo, desocupación, cesantía o paro, en el mercado de trabajo, como aquella situación del trabajador que carece de empleo y, por tanto, de salario. También se dice que es la parte de la población que estando en edad, condiciones y disposición de trabajar, población activa, carece de un puesto de trabajo.

Es de gran preocupación en nuestro país, más específicamente en la ciudad de Tarija, la cantidad de personas que se encuentran sin empleo o desocupadas, principalmente profesionales jóvenes que al salir de la universidad no consiguen trabajo. El desempleo y la inestabilidad laboral en nuestra economía son algunas de las preocupaciones más urgentes que tienen que ser resueltas en un contexto de realismo y creatividad. En Tarija las tasas de desempleo son más elevadas en los segmentos de mano de obra joven y de menores recursos. Este problema tiene muchas consecuencias tanto en el ámbito económico como social.

El subempleo siendo empleo parcial o limitado de la mano de obra disponible, que llega a ser igual al empleo informal, presenta un índice de 65% de la Población Económicamente Activa, mientras el 37% de la población nacional de ocho millones de bolivianos sobrevive con menos de un dólar al día.

Hoy en día, la bonanza económica está atravesando momentos difíciles por lo que el tener un norte determinado de cómo y cuándo actuar a favor del desarrollo productivo e industria será un arma fundamental en pos de realmente lograr mejorar los ingresos y el vivir mejor. Llegó el momento de incrementar las inversiones en temas productivos, sustentadas generar otras condiciones de trabajo con visión empresarial y en base a un plan elaborado en base a las demandas reales del sector rural y urbano con soluciones a corto y mediano plazo.

Crecimiento de la productividad laboral

Tasas de ocupación promedio en Bolivia

Población promedio empleada que vive en indigencia

Población promedio empleada que vive en indigencia

Población promedio ocupada que trabaja por cuenta propia o en empresa familiar

Análisis FODA

Fortalezas

1.- Contamos con un equipo técnico del SEDEM comprometido para llevar adelante la ejecución de la gestión.

2.- Propio presupuesto.

3.- Equipo técnico multidisciplinario.

4.- Inserción laboral.

5.-Decreto de creación del SEDEM Nº001/2016

6.- Geografía Departamental amplia diversificada para la demanda y diversificación de cursos de capacitación.

Oportunidades

1.- Demanda laboral.

2.- Incrementar los recursos económicos.

3.- Fuentes de financiamiento.

4.- Captar recursos externos.

5.- Expectativa 

Debilidades

1.- Reducción de recursos económicos.

2.- Inestabilidad laboral.

3.- Mala asignación de partidas presupuestarias.

4.- Muy baja ejecución.

5.- Ninguna información que respalde el proceso desde la creación del SEDEM.

6.- Falta de cohesión del equipo técnico.

7.- Falta de experiencia laboral.

AMENAZAS

1.- Inestabilidad presupuestaria.

2.- Incertidumbre política.

3.- Desgaste de entidades generadoras al apoyo de los actores más vulnerables a una fuente laboral.

4.- Reducción de recursos.

5.- Personal rotativo.